jueves, 22 de abril de 2010

Las plumas de las tórtolas (1)
















(Junior mostrando sus plumas carrilleras. Merece la pena pulsar en las fotos para verlas ampliadas).



Si hay algo obviamente extraño y atrayente de los pájaros es el hecho de que en lugar de piel o escamas presentan plumas, esa sublime creación de la naturaleza. Ese ser poco agraciado que nace de un huevo, se transforma, como por arte de magia, en la quintaesencia de la belleza por obra y gracia, sobre todo, de sus plumas.

Como son tres los ejemplares que tengo en casa para observar, y relacionados genéticamente de distintos modos (Walter y Amélie no tiene relación; Junior es su hijo común), puedo indagar qué cosas son propias de la especie, y cuáles se heredan. En las plumas, en particular, es notable comprobar cómo su disposición es muy semejante, y con esto quiero decir que coinciden casi pluma por pluma; estoy seguro que si los seres humanos tuviésemos las plumas de una tórtola se sabría exactamente cuántas son, y en los atlas de anatomía figuraría su disposición exacta, tanta es la regular disposición de las mismas.

Hoy quiero fijarme en las plumas especiales que se sitúan bajo los ojos, entre el pico y el cuello, y que, a falta de conocer si tienen nombre científico, yo denomino "carrilleras". En las dos fotos de Junior, se aprecian, creo yo, perfectamente. Como puede verse, están dispuestas de modo que sobresalen un poco de la cara, separándose del resto. Además, sus barbas aparecen más irregulares, siguendo un diseño más intrincado. Su funcionalidad exacta se me escapa, tal vez contribuyan a disipar el calor más eficazmente, o sirvan para desviar el agua y que no siga escurriendo, como nuestras cejas.

De lo que no me parece que haya duda es de que le dan a la tórtola un aire personal, en cierto modo humano. ¿No son preciosas?

8 comentarios:

  1. Hola, me encanta tu pagina, yo tambien tengo una tortola blanca, he estado buscando por internet para saber cuantos años vive una tortola, pero no lo he encontrado, vosotros lo sabeis?

    ResponderEliminar
  2. Sí, según las enciclopedias la vida de las tórtolas domésticas es más o menos de catorce años, aunque he encontrado referencias a una tórtola que vivió veinte años, por tanto se trata de unos animalitos con una larga vida. Menos mal, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  3. Gracias Uber, me quedo triste, porque ya hace unos 7 años que la tenemos, y en la casa que estaba antes y que me la dieron porque no la podian cuidar (el hombre que la tenia se murio, y la viuda no ve muy bien) estuvo otros 7 años, asi que se nos han confirmado nuestros temores, ultimamente se pasa el dia acostada, y si no la sacamos fuera de su jaula, no hace caca.
    que lastima con lo que la llegamos a querer, y con las risas que nos dedica cuando llegamos.
    Felicidades por tus tortolas.

    ResponderEliminar
  4. Comprendo perfectamente lo que sientes, no hace aún un año que encontré a Amélie, y pensar en que un día tiene que morir me llena de tristeza. De todos modos pensando en los veinte años que te mencioné puede pasar aún un tiempo en vuestra compañía. No sé de dónde eres, pero con gusto te ofrezco la posibilidad de que que Walter y Amélie tengan una cría para ti, si realmente la quieres.

    ResponderEliminar
  5. Si quieres puedes ponerte en contacto conmigo por correo electrónico y vemos en detalle esta posibilidad :-)

    ResponderEliminar
  6. Te agradezco muchisimo el ofrecimiento, peró no podre aceptarlo, te cuento: cuando llego Camila (así se llama) teniamos un perro y una gata, y nunca hubo problemas, se llevaban bien, peró después traje a casa dos gatas más, encontradas en la calle a punto de morir :-(( y estas dos gatas son muy cazadoras, así que a Camila immediatamente se le cambio mucho la vida, y no veas lo mal que me siento de ver un animalito tan bueno pasando muchas horas solo. En fin, tener animales en casa conlleva tambien tener preucupaciones, ahora mismo lo que me trae de cabeza és lo de las cacas, que no hace y cuando la sacamos de la jaula la hace toda de una vez.
    Muchas gracias, seguire leyendo tu blog, que me gusta mucho.
    Camila debe tener mas años, ya que su anterior dueño se la encontro en la calle y por lo que me dijo la viuda, cuando la encontraron ya era grande :-((((((

    ResponderEliminar
  7. Bueno, entonces Camila habrá tenido una vida plena y feliz a tu lado, no se puede pedir más. Tener gatos y tórtolas a la vez es algo que me resulta de lo más difícil de imaginar. En cuanto a lo de las cacas, las tórtolas resultan ser bastante limpias (en comparación con las palomas, por ejemplo), ya que tienen cierto cuidado sobre dónde las hacen, y procuran que no sea en el nido. Si ahora Camila ha disminuido su movilidad es lógico que haga todo de una vez, a mí me pasa algo parecido con Amélie, que casi todo el tiempo está empollando huevos (no fecundados), por tanto no hace caca en toda la noche, y cuando Walter le da el relevo sale y echa una gran cagada, que debo tener cuidado en ver dónde cae, porque puede manchar bastante. En fin, si en algún momento cambias de opinión y quieres volver a tener una tórtola, no tienes más que decírmelo, incluso me ofrezco a llevártela a casa, (si es en España, claro).

    ResponderEliminar
  8. Muchisimas gracias, nosotros somos de Barcelona.
    quedariamos en un punto intermedio, jejejeje.
    Mientras duren las gaticas, i va para largo (también las queremos mucho) no podremos tener mas pajaros :-(((((

    ResponderEliminar