domingo, 17 de octubre de 2010

Amores de otoño

(Amélie y Walter acicalándose las plumas mutuamente)


Tras dos semanas empollando unos huevos infértiles, que procedían de Junior, finalmente Walter y Amélie se dieron perfecta cuenta de que no tenía sentido continuar con tan inútil tarea, así que comenzaron a cortejarse y darse mimos. En estas ocasiones da gusto verlos, tan cariñosos. Hay varios movimientos típicos de estos momentos, entre ellos el acicalamiento mutuo, consistente en el rápido repaso de las plumas del cuello, que realizan con una enorme habilidad; la foto superior da idea de ello, ya que está movida en la parte de las cabezas, pero creo que da una buena idea de en qué consiste.

Lamentablemente cuando aparezco con la cámara para grabar suelen interrumpir lo que hacen y me prestan atención, por lo que no es fácil captar su comportamiento. El vídeo final es ilustrativo, pero Walter solo canta un par de veces, cuando lo normal es que lo haga de modo constante mientras corteja a Amélie; corto la grabación justo antes de que Amélie se me suba encima de un salto.



4 comentarios:

  1. Esos movimientos rítmicos que ves son el principio del cortejo, en general lo hacen tanto machos como hembras para atraer la atención de su pareja y darle a conocer sus intenciones. Si la pareja muestra interés comienza el cortejo propiamente dicho, donde el macho hincha el pecho y canta levantando y bajando la cabeza, a ver si los pillo alguna vez y subo el vídeo.
    Por cierto, a mí Junior a menudo me hace esos movimientos :-)

    ResponderEliminar
  2. si es cierto yo también criaba así a las aves libre en mi casa, era todo un espectáculo hermoso versas cantar y todo antes del cortejo.

    ResponderEliminar
  3. El texto original es de otoño del 2010, o sea, del año pasado, pero la situación se repite, y la parejita sigue dedicándose atención y mimos también este año. :-)

    ResponderEliminar